Bote, bote, bote…

Hace un par de semanas, JL me dijo que mirara una página web que le habían recomendado: World Jump Day. En esta web, agradable de ver si no fuera porque se pixela un poco, se nos informa de un descubrimiento científico reciente. Más o menos se puede resumir en que si 600 millones de personas saltan en una franja horaria determinada, en un instante de tiempo determinado, la órbita de la Tierra se vería modificada. La Tierra se alejaría ligeramente del Sol, retrasando o incluso revirtiendo el cambio climático.

La página nos menciona quién es y donde trabaja tan eminente científico, y tenemos el lujo de poder verle la cara en un fragmento de una entrevista. La web también nos muestra gráficas del ISA/München que corroboran esta información. En la misma web podemos inscribirnos, enviando nuestra dirección de correo electrónico, al evento que tendrá lugar el día 20 de julio de 2006 y al que ya se han inscrito 76.499.747 de solidarios futuros saltadores. Incluso podemos implicarnos aún más con la causa comprando artículos de merchandising, como por ejemplo camisetas o tazas.

Lo que la web no cuenta es que es todo una patraña.

Cuando vi la web por primera vez, no le hice mucho caso, es más, le di un estrecho margen de confianza. Pero al día siguiente, la curiosidad me había picado, así que comencé a contrastar información. La demostración física del argumento que echa por tierra esto es bastante evidente si tenemos en cuenta que el momento de la Tierra no cambia si son personas que estan dentro las que se mueven, y para sacar de órbita al planeta hace falta cambiar el momento. Podéis encontrar una explicación mejor, que no soy físico, en una FAQ sobre leyendas urbanas.

Los tres vídeos colgados ya dan muy mala pinta. El del cometa no viene a cuento, y el del sismógrafo no se puede contextualizar. Y el del eminente Prof. Hans Peter Niesward es un vídeo mal hecho, sin puesta en escena, con un hombre poco creíble y a punto de tener un ataque de risa si uno se fija detenidamente, y con unos rótulos de texto que casualmente son idénticos a los que permite hacer el Adobe Premiere, incluso con la misma fuente por defecto.

Ya son dudas razonables, pero no suficientes como para desacreditar tan noble iniciativa. Lo que ya es de juzgado de guardia es que el tal Prof. Hans Peter Niesward parece no existir. Ni él, ni siquiera el ISA/München que se menciona. Y si buscamos en Google por “Department of Gravitationsphysik”, pues resulta que tampoco existe nada. Menuda la gracia.

La web es un frame “a ventana completa”, que contiene la url http://www.venehammerschlag.com/worldjumpday, y que es un flash con todo el contenido. Si miramos la página principal de este dominio, nos encontramos con otra web en flash, un tanto cáustica, de Vene Hammershlag. En alemán, se nos dice que éste es un grupo multidisciplinar de gente interesada en aprender formas de arte y multimedia. De todos modos, esta página está un poco desamparada y sólo hay una introducción, una lista de eventos formada por uno sólo y del año 2001, y los datos de contacto. En fin, que no parece una web hecha por científicos, sino por diseñadores gráficos. Tampoco era de extrañar. Un grupo de científicos no suele hacer una web tan atractiva, y menos en flash, reconozcámoslo.

Seguí chafardeando. Buscando por whois.sc, vemos que la responsable de este dominio es una tal Sascha Koeth, que también tiene una web dedicada al diseño gráfico, que está muy bien, la verdad. Es bonita de ver. Y buscando por www.worldjumpday.org, identificamos también al responsable del otro dominio: Torsten Lauschmann. Su web es más peculiar. Si buscáis un poco por Google, veréis fácilmente que se dedica al arte contemporáneo.

Bueno, me he extendido quizá demasiado rastreando a estas personas. Pero a lo que iba. Me parece muy bien que un grupo de pseudovanguardistas quieran experimentar las posibilidades mediáticas de un medio como es Internet, que supongo que es lo que pretendían. Me parece muy bien que quieran gastar una broma a un amplísimo sector de la población que es completamente analfabeta en lo científico. Pero quiero pensar que no están pretendiendo lucrarse con la venta de artículos a través de PayPal. Me parecería lamentable, patético y absolutamente denunciable.

De todos modos, esto nos pasa a la sociedad en conjunto por borregos. Uno ve la tele y sabe que los programadores de televisión no se equivocan, que la gente demanda de todo menos programas de ciencia. Y uno concluye, extrapolando un poquito, que a la gente le da igual saber más o saber menos de cosas que, total, no te van a servir para nada en la vida. Porque, qué mas da si me compro una camiseta por 20 euros para aportar algo a una iniciativa de la cual no tengo ni zorra de si es verdad o me están tomando el peluquín.

Qué se le va a hacer.