Como para tirarme a la basura y comprarme otro nuevo

Así me encuentro después de ir con Carlos y Xavi a jugar a frontenis al parque de la Espanya Industrial, después de diez años sin darle a la raqueta y más de un año casi sin hacer nada de ejercicio. Pero nada, nada de nada.

Me duele la espalda, los brazos, la punta de un dedo, la muñeca, y tengo una quemadura considerable en la pierna, de una caída sobre el cemento.

Pero qué más da, cuando nos hemos divertido tanto, y hemos pasado de no dar a la bola a poder jugar de una manera mínimamente decente en un rato. Y aunque hayamos acabado escaldados, mucho mejor esto que comprarse la mierda del AB Shaper de la Teletienda.