Filipinas

Filipinas es la otra punta del mundo, las anti-podas de Los Lunes al Sol: “es todo lo contrario”.

DSCF0019Filipinas es un país en el que puedes ver nacer y morir el Sol en el mar sin recorrer cientos de kilómetros. Es un país de ciudades cerradas y vigiladas por guardias de seguridad. Pero también es un país de kilómetros y kilómetros de chabolas. De chabolas a los lados de las carreteras, a los lados de las autopistas, en las orillas de ríos y de playas. La riqueza más absoluta se da la mano con la pobreza más miserable, alternándose a cada segundo, manteniendo un extraño y colorido equilibrio. Filipinas es gente, mucha gente, muchísima gente sentada en la calle, sin nada que hacer, ni que decir. Y también haciendas con 5 criadas y 2 chóferes. Es un país de tabaco a 2 euros el cartón y cartas de restaurantes de lujo a menos de 5 euros el plato más caro. Es naturaleza virginal en sus 7.000 islas, infectada de urbanismo salvaje de suelos inestables y techos de cables de alta tensión y polución. Filipinas es bullicio en las calles, es olor a pollo con miel y frutas exóticas, es gente que se te cruza esnifando cola. Filipinas es el recuerdo de una España pésimamente gobernada, de unos Estados Unidos despreocupados de ofrecer un futuro próspero.

 

DSCF0006.JPGEs un país herido de muerte, que destila falta de ambición por los cuatro costados, lamentable herencia de los colonialismos. Pero aún así, sorprendentemente, su gente es la viva imagen del optimismo, de la esperanza más ciega. Y eso se contagia.

 

Es un país que no se acaba nunca. Que a cada rincón nuevo que visitas supone una sorpresa más.

(Continuará…)

Technorati Tags: ,