Se le ven las orejas al lobo

(vía Microsiervos)Era un secreto a voces, pero ahora parece que incluso el propio Ballmer quiere hacerlo notar: Microsoft se desquicia ante el crecimiento a todos los niveles de Google. La fuga de cerebros de las empresas más importantes hacia la empresa de Page y Brin también pica en Redmond, y para dar fe de ello está corriendo por Internet un supuesto documento, parte de la declaración jurada de un tránsfuga. Según parece, este ex-empleado de Microsoft, llamado Mark Lucovsky, fue testigo de una delirante escena protagonizada por Ballmer, en el momento de conocer su fichaje por Google (extracto literal del artículo de Microsiervos):

Ballmer: Dime que no es a Google a donde te vas. Lucovsky: Sí, es a Google.En ese momento, Steve Ballmer agarra una silla y la lanza por la habitación golpeando una mesa de su oficina. Dedica algunos piropos a Eric Schmidt, CEO de Google (y anteriormente de Sun y Novell).Ballmer: Ese puto Eric Schmidt es un puto maricón. ¡Joder, voy a enterrar de una puta vez a ese tío! ¡¡Lo he hecho antes y lo volveré a hacer!! ¡¡¡Voy a acabar con el puto Gooooogle!! (…) Google no es una empresa de verdad. Es un castillo de naipes.

El futuro de la escena informática parece estar cada vez más interesante, más abierto. Pero hay quienes no se lo toman demasiado bien.

Technorati Tags: ,